HISTORIA

El Valle de Lecrin se encuentra ubicado en un sitio estratégico de la provincia de Granada que usaban los árabes como sitio de paso para llegar hasta las plantaciones de azúcar que se encontraban en la costa granadina. 

«El Valle de la Alegría» así también conocido se encuentra en la vertiente suroccidental de Sierra Nevada, extendiéndose desde el corazón del valle hasta la meseta de las Albuñuelas y la sierra de los Gúajares. También se extiende por el Suspiro del Moro y pasando por los ríos de Ízbor y Guadalfeo. 

Esta comarca granadina quedó desértica demográficamente tras la Reconquista del Reino de Granada. Las principales causas de quedarse vacía fueron las elevadas muertes y expulsiones que provocaron esta guerra. 

Las autoridades al ser consciente de la gravedad que supuso este hecho comenzaron a repoblar el territorio con personas de otras regiones del país. Principalmente llegaron personas de Jaén, Córdoba, Galicia y una decena casi de La Mancha, la mitad procedían de la ciudad de Valdepeñas. Otra medida que tomaron fue plantar árbol frutales, por ello, el Valle de Lecrin en la actualidad es una comarca que huele a naranjos, limoneros y un embriagante olor azahar que te acompaña por cada rincón.

La comarca fue constituida en 1984 por la Mancomunidad de Municipios del Valle de Lecrin formada por diecisiete núcleos de población constituida por ocho municipios con una extensión de 462 km: Albuñuelas, Dúrcal, Lecrin (que comprende los pueblos de Acequias, Móndujar, Talará, Béznar y Chite), Nigüelas, Padul, El Pinar (con Ízbor, Pinos del Valle y el despoblado de Tablate), El Valle ( que agrupa los lugares de Melegís, Restábal y Saleres) y Villamena (Cónchar y Cozvíjar).

La ubicación geográfica junto con sus características físicas y sus tres ríos caudales que recorren este territorio (Río Dúrcal, Torrente y Santo) han propiciado el asentamiento humano desde la época de la prehistoria hasta la actualidad, a pesar de las dificultades que la guerra ocasionó en su día. En el Valle de Lecrin se han documentado numerosos yacimientos arqueológicos de distinta naturaleza y cronología. 

Es una tierra rica en cultura, gastronomía, historia y características naturales que te harán vivir experiencias muy enriquecedoras.

¡TE ESPERAMOS!